Hoy es - ¡Este es el día que hizo el Señor!

febrero 26, 2010

Ministrar a Dios y para Dios

Como ministros de la música, cuando ministramos, no solo ministramos para Dios, sino que también ministramos a Dios. Esto último significa entregarle a Dios algo que va a ser de bendición, de alegría, de placer y deleite para él. Veamos esto con más detenimiento.
          Para empezar, el Señor es un Dios que también experimenta emociones y sentimientos y ello lo vemos a través de toda la palabra de Dios. Él se alegra (Jeremías 32:41), se goza, regocija y canta (Sofonías 3:17), se complace (Salmo 147:11), se entristece (Génesis 6:5-6); se contrista (Efesios 4:30); se enoja (Jeremías 44:8; Isaías 63:10), se aíra (Salmo 2:12; Números 12:9); se conduele y compadece (Salmo 103:13), llora (Juan 11:35). Es totalmente bíblico el hecho de que Dios mismo se goza con su pueblo y también lo hace cuando le alabamos y le adoramos. >>>
          Cuando nos "deshacemos" o "derretimos" en gratitud, en amor, en alabanza y adoración a él; y en darle a Dios (tanto de lo que tenemos, como ofreciéndonos nosotros mismos, por completo a él); pues entonces el Señor no se queda impasible. Por el contrario, todo eso le trae gozo y complacencia a su corazón. Cuando así lo hacemos, estamos ministrando a Dios; es decir, nosotros estamos siendo de bendición a Dios. Sí, aunque suene extraño.
          Ningún creyente tendrá dificultad en admitir que cuando le rendimos honor al Señor, él nos colma de bendición, de satisfacción, de gozo, de paz, etc. Pero no todos se dan cuenta de que también nosotros podemos ser de bendición, gozo, alegría y deleite para Dios. Primero hemos de comprender lo siguiente:
          El rendirle alabanza y adoración personal a Dios es un camino de dos vías: la una, hacia arriba, que es la principal y la que debemos buscar; es decir, de nosotros hacia Dios; darle nosotros a él. La otra, viene de arriba hacia abajo (de Dios hacia nosotros) y vendrá como respuesta a la primera.
          Muchos pretenden alcanzar sola la segunda vía; es decir, aquella en la cual RECIBIMOS de Dios. Así, andan buscando solo la bendición que Dios envía a través de la alabanza y la adoración. Pero se olvidan de que nosotros debemos, a través de nuestra alabanza y adoración, enviarle, DARLE a Dios primero, nuestra gratitud, nuestra rendición, nuestra obediencia, nuestra contemplación, nuestro amor.
La alabanza y adoración al Señor no se trata de que yo RECIBA de Dios. Por el contrario, se trata de que yo LE DÉ a Dios.
          No se trata de solo glorificarle yo a él y que, en respuesta, él me bendiga. No es así. Se trata, ante todo, de bendecirlo yo a él, de alegrarle y traerle deleite a su ser. Claro está, él es un Dios de amor y, como mencioné hace un momento, no se queda impasible, sino que siempre, recíprocamente, nos bendice a nosotros.
La bendición que recibamos de Dios a través de exaltarle, ha de ser un EFECTO de adorarle; mas no la CAUSA que nos motive a hacerlo.
          Cuando ministramos alabanza y adoración al Señor, estamos haciendo para él y diciéndole a él cosas que lo ponen feliz. Así de sencillo. Es como cuando le decimos sinceramente a alguien todo lo bueno que sentimos por esa persona: nuestro amor, admiración y gratitud, por ejemplo. A consecuencia, esa persona se siente bien; siente un estado de bienestar cuando escucha cuán valiosa es para nosotros. Algo similar ocurre entre el Señor y nosotros. Obviamente, Dios sabe si le amamos o no, pero también le gusta escuchar de nuestros labios que es así y que lo expresemos también a través de nuestras acciones.
          Por ejemplo, a nosotras las mujeres, aunque sepamos que nuestros esposos nos aman (y aunque lo muestren tácitamente en todo lo que ellos hacen por nosotros), nos agrada mucho, más bien, necesitamos escuchar de sus labios que nos aman. No basta solo el saberlo, sino que también se necesita escucharlo; lo mismo ocurre entre un hijo y sus padres o entre dos seres que se aman.
          La Biblia dice que Dios se goza sobre su pueblo; eso sucede también cuando le ministramos a él; entonces él se alegra y se siente feliz.
“Y vio Dios todo lo que había hecho, y he aquí que era bueno en gran manera.”
Génesis 1:31
          Si examinamos con detenimiento todo este pasaje de la creación, nos daremos cuenta de que cada vez que Dios iba creando algo, se tomaba el tiempo para contemplar y deleitarse en la obra de sus manos. Esto nos muestra la capacidad de Dios de deleitarse, gozarse y disfrutar de aquello que le complace.
          Recordemos que a través de toda la Biblia, él se nos muestra como un Dios que también tiene y manifiesta sentimientos. Así que cuando ministramos a Dios alabanza estamos haciéndole pasar un tiempo en el cual él se deleita y se goza; es decir, traemos alegría al corazón de Dios. Y eso es precisamente lo que debemos buscar y procurar alcanzar.
          Piénselo bien:
¿Qué puede haber más grande que el hecho de tener nosotros la capacidad de alegrar al Dios sublime y eterno, tan solo con una genuina alabanza y adoración que le ofrezcamos, en espíritu y en verdad?

14 Comentarios. ¿Dejas el tuyo? :

Anónimo dijo...

Yo no sabia ke significaba : ministrar al Señor.

Vicky dijo...

Hola, Anónimo!
Damos gracias al Señor de que esta publicación te haya sido de bendición. Nos alegra tenerte por aquí y bienvenido seas siempre.
Gracias por comentar y saludos!!!

Juan David Abello Rojas dijo...

Buenas Noches Cual Es La Diferencia Entre Ministrar Para Dios Y Ministrar A Dios ?
Es Se Me Hacen Muy Similares Y No Veo La Diferencia!

Gracia Bendiciones !

Vicky dijo...

Hola, Juan David!
Bueno, quizás no me expliqué bien del todo. Cuando al principio de este artículo mencioné el "ministrar PARA Dios", me estaba refiriendo que cuando servimos al Señor en el ministerio de la alabanza, estamos ministrando para él, sirviéndole a él dentro de su obra. De hecho, la palabra ministro significa servidor.
Pero cuando mencioné el "ministrar A Dios" me refería a que cuando le alabamos, le adoramos y cantamos al Señor, tenemos la preciosa oportunidad de ministrarle a Dios, o sea, de alegrarle a él con nuestra adoración, pues él se deleita cuando su pueblo le adora y le honra.
Es que la verdadera alabanza y adoración que ofrecemos al Señor no se trata de que yo RECIBA de Dios (como muchos suelen pensar). Por el contrario, se trata de que yo LE DÉ a Dios; es decir, que yo le ofrezca a él toda mi adoración y alabanza solo porque me deleito en hacerlo, porque le amo, porque le estoy agradecido y le reconozco como mi Dios y Señor.
Ojalá me hay explicado.
Muchas gracias por tus comentarios y bienvenido seas siempre!
Dios te bendiga y saludos!

Desesperado dijo...

Existen muchas maneras de interpretar la Biblia y en esa base hay muchas iglesias que practican de manera diferente a otras. Hace tiempo escuche la frase "un texto sin contexto es un pretexto". Creo que tiene mucho que ver esta frase con la corriente religiosa que se ha desarrollado ultimamente.
Pasemos a la pregunta que quiero hacer, y si me pueden contestar las expresiones anteriores, estoy abierto a ello, pues estoy muy ansioso de saber acerca de El.
Yo creo firmemente que hay un Dios, pues nada puede ser o venir
por casualidad, (la nada no genera nada, este es un criterio materialista y la casualidad es un argumento de justification muy usado hoy en dia).

Mi problema: No se a que iglesia integrarme, pues he leido brevemente acerca de todas y no me satisfacen, por lo que quiero que me sugieran una y la sustenten, sin embargo me inclino a las mas tradicionales.

Que el Senor les bendiga mucho,

Desesperado.

Vicky dijo...

Hola, Desesperado.
Me disculpo primero por mi tardanza en responder, pues estuve de viaje en un sitio donde no tenía conexión a data. Por eso hasta ahora es que he venido a revisar los comentarios. Te agradezco también tu confianza y sinceridad al realizar tu consulta. Espero poder ayudarte en algo.
Bueno, para empezar, la primera regla universal que muchos consideran indispensable al estudiar las Sagradas Escrituras es la siguiente: "La Biblia es su propio intérprete." Es decir, la Biblia se explica a sí misma. En otras palabras, la Biblia debe ser interpretada desde y basándose en la propia Biblia. Ninguna doctrina, que se considere sana y correcta, puede contraponer o contradecir lo que la propia Biblia enseña a todo lo largo de ella.
Por eso, la Biblia no debe ser interpretada de diferentes formas, a gusto de cada quien o de cada iglesia, predicador o denominación religiosa. Es allí en donde surgen errores garrafales, que tarde o temprano conducen al surgimiento de doctrinas erradas, que tergiversan la palabra de Dios, para acomodarla a la conveniencia de cada quien.
Y tienes mucha razón con eso de que "un texto sin contexto es un pretexto". Eso es cierto. Jamás debemos sacar un versículo o segmento de la Biblia de su contexto, porque seguramente eso nos llevará a interpretaciones erróneas. Además, al pretender interpretar la Biblia, muchos cometen el error de verla a los ojos de su cultura actual. La Biblia fue un libro escrito por orientales y en la antiguedad, y en gran parte, dirigida inicialmente a ellos. Por eso, hay que analizarla teniendo en cuenta lo anterior. Muchas de las costumbres, usanzas y expresiones que aparecen en las Sagradas Escrituras suelen ser hoy mal interpretadas, si se desconoce el contexto histórico, geográfico, cultural y social de cuando fueron escritas.
Y volviendo a lo del contexto, un correcto estudio de la Biblia debe tener en cuenta no solo leer segmentos aislados, sino siempre ver todo a la luz del contexto más amplio de la historia que envuelve dicho pasaje bíblico y que gira a su alrededor.
Es que, aunque la Biblia esté compuesta de muchos libros, es en realidad un todo. Desde el Génesis hasta el Apocalipsis, la Palabra de Dios es, en esencia, una revelación de Dios al ser humano, para mostrarle su plan para él.
Y el mensaje central que se repite a lo largo de la Biblia es que Dios ama tanto al hombre que, desde el principio de las edades, preparó todo para entregar a su Hijo Jesucristo, para rescatarnos del pecado y la muerte eterna, pues la Biblia nos dice literalmente que todos hemos pecado y que nadie puede salvarse a sí mismo por sus obras. Solo nos toca a nosotros aceptar ese regalo de Dios, pidiéndole perdón por nuestros pecados, recibiendo a Jesús en nuestro corazón y, en agradecimiento, decidiendo vivir para él el resto de nuestras vidas.
(Como Blogger no permite comentarios tan largos, lee la continuación en el comentario que sigue abajo).

Vicky dijo...

Hola, Desesperado (CONTINUACIÓN del comentario):
Aunque muchos traten de convertir la Biblia y todo esto en algo complicado, no es así. Las verdades de la Palabra de Dios, aunque profundas, son en realidad sencillas, si tan solo abrimos nuestro corazón al Señor y le pedimos a Él que nos enseñe lo que quiso decir, cuando inspiró a todos esos hombres de Dios que escribieron la Biblia. Y, qué mejor que preguntarle al propio Autor de un libro para que nos enseñe a entenderlo.
Es maravilloso que tengas deseos de buscar a Dios y de aprender de él. Sigue así, Solo ábrele tu corazón, pídele que te guíe y él lo hará.
Sería muy bueno que leas la Biblia por tí mismo. Como consejo, te diría que empieces por alguno de estos libros: ya sea el Evangelio de Juan o de Marcos (están al principio del Nuevo Testamento). Y también la primera epístola o carta de Juan (está casi al final del Nuevo Testamento, un par de libros antes del Apocalipsis).
Todos estos libros que te mencioné relatan la vida de Jesús, nos muestran el amor que Dios tiene para nosotros y nos enseñan a conocer al Señor.
Si no tienes Biblia en casa, hay un sitio online estupendo, que te aconsejo. Se llama www.BibleGateway.com
Allí podrás encontrar muchas versiones de la Biblia, que te ayudarán a comprenderla mejor, además de otras ayudas y herramientas para estudiarla.
En cuanto a qué iglesia asistir, quizás ayudaría si me dijeras al menos en qué país vives, para darte algunas sugerencias. Yo te sugeriría que te congregues en una iglesia Evangélica o Bautista, en donde se predique la verdad del Evangelio, sin legalismos ni imposiciones, pero tampoco donde haya libertinaje y que la gente ande como bien le parece, en malos caminos. En pocas palabras, busca un lugar en donde sus pastores y líderes practiquen lo bueno que predican.
Y cuando vayas a buscar de Dios, pon tus ojos en él, no en los hombres, pues, lastimosamente, no hay iglesia perfecta, tal como tampoco hay gente perfecta. Al fin y al cabo, la iglesia está constituida por personas. Aún en la iglesia correcta, no hay gente perfecta, pero al menos, sí gente que intenta llegar a serlo. Pon siempre tu mirada en Jesús, pues aunque alguien pueda defraudarte, Dios jamás lo hará. No sigas a hombre, sino a Jesús.
Pero por sobre todo lo anterior, busca una iglesia en donde te prediquen que Dios es el todopoderoso creador, que Jesucristo murió por tus pecados y resucitó; que él vive hoy y te ama, que es el Rey de reyes y Señor de Señores; que Cristo volverá pronto por su Iglesia (no por una denominación, sino por todos aquellos que creemos en él y hemos sido lavados por su sangre); donde te enseñen que Jesús salva, sana, bautiza y llena con su Espíritu Santo y hace milagros todavía hoy.
Si encuentras una iglesia en donde te enseñen que puedes ganarte el cielo por tus buenas obras, o que las penitencias te ayudan a conseguir el perdón de Dios, o que Jesucristo no es el único mediador o intercesor entre Dios y tú; o te dicen que le rindas tributo o veneración a imágenes, sal corriendo de allí, porque nada de eso lo enseña la Biblia. Es más, la Biblia misma condena esas prácticas en muchísimos pasajes.
Bueno, aquí estoy a la orden, para lo que necesites. Puedes preguntar todo lo que quieras y cuando quieras. O también puedes escribir a la dirección que aparece en la pestaña de "Contacto", en el menú de arriba.
Espero haberte ayudado en algo. Recuerda siempre que Jesús te ama y está esperando por ti.
Que Dios te bendiga preciosamente!

enrique suarez dijo...

Muchisimas bendiciones hna tengo 22 años casi y mi mayor anhelo es cada hno/a q sea ministrado no por mi sino por Dios, solo deseo llevarlos cada dia mas serca de su prescencia, sabiendo q El busca adoradores q le alaben en espiritu y en verdad, ministro alabanza y adoracion pero Dios me lleva a solo aser adoraciones y postrarnos ante el, y adorar sin importar el tiempo solo siendo El el centro principal, hay reuniones en las cuales solo asemos adoraciones porque el espiritu nos lleva cada vez mas a su prescencia q piensa al respecto diskulpe kisiera seguir mas en contacto con usted!!!!

beatriz dijo...

Hermano Dios lo bendiga! El Señor es un Dios de equilibrio, balanza perfecta, justo. Que bueno es adorar al Señor en espíritu y en verdad, cierto es que busca.verdaderos adoradores...Pero Dios también quiere que su pueblo crezca en conocimiento para que sepamos cual es su voluntad! Dice su palabra que su pueblo perece por falta de conocimiento
Así mismo. Dice que no se alabe el sabio en su sabiduría ni en su valentía se alabe el valiente ni el rico en sus riquezas, mas alábese en esto el que se hubiere de alabar en entenderme y conocerme que yo soy Jehová que hago misericordia juicio y justicia en la tierra, porque estas cosas quiero dice Jehová (Jeremías 9:23-24)

paola garcia dijo...

Que Bendición Esta enseñanza .muchas gracias. Te Bendigo Enormemente.
Adoradores en Espíritu y en Verdad!

isaac dijo...

Hola que tal, he leido tu enseñanza sobre lo que es ministrar a Dios, y quisiera saber o aclarar mis dudas espero me puedas ayudar.
Mi duda es basicamente uno como.ministro de alabanza tiene el deber llamemosle asi de llevar a la congregacion ante la presencia del Señor por medio de la alabanza a la adoracion??, comentabas que El Señor tiene sentimientos (y estoy de acuerdo con ello) y se deleita en alabanza con su pueblo, uno como servidor tendria que estar atento a la voz del Señor para saber que tiene que transmitir de parte de Dios para que la iglesia se aserque mas a El, me refiero a no se... supongamos que Dios se sintiera triste por alguna situacion que ocurriera dentro de la congregacion, uno como ministro debiera de estar te repito atento a que Dios quiera hablar a su pueblo y de ahi partir y dejar llevar la alabanza... claro no quiero decir que se saquen los canticos de la manga y de un momento a otro... porfavor ayudame a entender mas claro, o si mi aprendisaje esta equivocado

dayana garcia dijo...

Hoolaa, Dios te bendiga. Mee encanto toodo lo que lei en este articulo, de verdad que lo entendi claro. Hasta lo guarde y todo ( con tu permiso) estaba buscando leer algo asi para ir confiadamente a adorar a Dios. Gracias, espero que Dios te siga dando la sabiduria para sus obras.

Unknown dijo...

hola los bendigo!!!! muchas gracias por su aclaración me fue de muchísima y clara ayuda. un abrazo

johnny grajales dijo...

Que bendición, muchas gracias y un abrazo de parte de Dios para todos ustedes. Los amo en el amor del señor.

Publicar un comentario

¡NOS ENCANTARÍA CONOCER TUS COMENTARIOS!
-----------------------------------------------------------
Si no tienes perfil, usa la opción Nombre/URL, con tu nombre o pseudónimo (La URL es opcional).

Ultimos Tweets: