Hoy es - ¡Este es el día que hizo el Señor!

enero 28, 2010

SER AUTÉNTICO Y NATURAL al ministrar en un altar de Dios

SEAMOS ORIGINALES Y NO UNA COPIA DE OTROS
Así como debemos ser reales, naturales, originales y auténticos en lo que sentimos, hacemos y decimos, también hemos de serlo en nuestra manera de ser al ministrar; es decir, en cuanto a nuestra forma, nuestro estilo propio.
          Con esto me refiero a que no debemos andar copiando a otros ministros de alabanza en lo que respecta a su estilo de canto, frases, gestos o ademanes que utilizan al ministrar, aún por mucho que nos agrade o admiremos a esa persona. Esto lo he visto suceder muchas veces, tanto con cantantes como con predicadores que intentan parecerse a otros. Una cosa es tomar como ejemplo lo bueno de otros, y otra cosa muy distinta es ser simples imitadores de los aspectos externos. Debemos ser originales y aprender a desarrollar nuestro estilo propio, personal. 
>>>>>
          Cada uno de nosotros tiene su personalidad propia, su manera de ser muy particular, la cual Dios va a usar. Dios nos usa tal y como somos, con nuestra personalidad, carácter y temperamento propio y único. Hay que primero aceptarse a sí mismo, de la forma en que naturalmente somos y sacar partido de nuestras cualidades, que muy seguro, las tenemos.
          Aquel que procura tan solo imitar y copiar para parecerse a otro, intentando tomando como propia la personalidad de ése y no la suya, tal vez lo haga porque no está conforme consigo mismo y piensa que la forma de ser de esa otra persona es mejor que la suya propia.
          Es muy cierto lo que dijo el apóstol Pablo a la iglesia de Corinto cuando los exhortó a que fueran imitadores de él, así como él lo era de Cristo.
" Sed imitadores de mí, así como yo de Cristo."
1 Corintios 11:1
"Hermanos, sed imitadores de mí, y mirad a los que así se conducen según el ejemplo que tenéis en nosotros."
Filipenses 3:17
          Mas, Pablo no se refería a que hicieran exactamente lo que él hacía y de la manera en que lo hacía; copiando su manera de hablar, de caminar, de vestirse, de actuar, como si fueran clones de Pablo. Lo que él quería decir es que él era un ejemplo vivo de cómo debía ser un seguidor de Cristo; y los creyentes de Corinto debían imitarlo, en ese sentido.
          Es bueno, hasta cierto punto, tomar, solo como modelo o ejemplo digno a alguien, ya sea por su conducta, fe, amor, humildad, fervor, unción, experiencia, sabiduría o cualquier cualidad digna de emular de esa persona. El mismo apóstol Pablo le indica a Timoteo que él fuera ejemplo de lo que es ser un creyente, no solo antes los demás creyentes, sino ante los de afuera.
"Ninguno tenga en poco tu juventud, sino ejemplo de los creyentes en palabra, conducta, amor, espíritu, fe y pureza."
1 Timoteo 4:12
          Pero, recordemos que los hombres fallan y si ponemos la mirada en otros humanos, mortales como nosotros, probablemente nos llegaremos a sentir defraudados en algún momento. Mas bien, debemos tener
“puestos los ojos en Jesús, autor y consumador de la fe.”
Hebreos 12:2
          De esta forma, podemos aprender mucho de otros ministros del Señor que tal vez admiremos y respetemos, tomando como ejemplo lo bueno que hay en ellos, pero siempre, conservando nuestro propio estilo, personalidad y forma de ser. En pocas palabras, siendo siempre nosotros mismos; siendo originales.

0 Comentarios. ¿Dejas el tuyo? :

Publicar un comentario en la entrada

¡NOS ENCANTARÍA CONOCER TUS COMENTARIOS!
-----------------------------------------------------------
Si no tienes perfil, usa la opción Nombre/URL, con tu nombre o pseudónimo (La URL es opcional).

Ultimos Tweets: